El 29 de septiembre es el día internacional del corazón, pero para que tenga su propio día debe de tener mucha importancia.

El corazón es el músculo más fuerte del cuerpo humano, pesa entre 200 y 425 gramos (casi el peso de tu celular).

Nuestro corazón, para darnos una idea, es del tamaño de nuestro puño cerrado y es capaz de movilizar por nuestro cuerpo 7.571 litros de sangre (si fuera agua, llenaría una piscina), latiendo 100,000 veces al día y gracias a su trabajo continuo, el oxígeno y otras sustancias importantes pueden llegar a cada rincón de nuestro cuerpo.

“Cuide su cuerpo. Es el único sitio que usted tiene para vivir.” ~Jim Rohn

Sabemos que a medida que pasa el tiempo, nuestro aspecto físico va cambiando, pero con él también cambia el organismo.

Es importante cuidar nuestra imagen y es conocido que “me veo como me siento”, pero en este caso es diferente, ya que en ocasiones, nuestra salud no se ve reflejada de manera inmediata en nuestra apariencia.

Nunca es tarde para comenzar con los buenos hábitos, como la comida saludable, claro no significa que eliminemos de por vida los antojitos, y el ejercicio como nueva rutina.

¡No necesitas matarte en el gym todos los días! Los cardiólogos opinan que un mínimo de 20 minutos de ejercicio cardiovascular, tres o cuatro días por semana es suficiente para mantener una buena condición física. Sin embargo, si lo que deseas es adelgazar, tonificar u otros, debes realizar algún tipo de ejercicio aeróbico mínimo durante 45 minutos, cuatro o seis días a la semana. Sobre todo no olvides que es importante el estar acompañado por un experto.

El ejercicio refuerza el corazón, así puede bombear más sangre hacia el cuerpo de forma más eficiente y al realizarlo con regularidad y constancia, lograrás mejor actividad cardiaca y se verá reflejado en tu apariencia.

Si te preguntas en qué condición te encuentras, las visitas regulares al médico te pueden dar la respuesta.

Muchos consideran que las emociones fuertes pueden influir en la salud del corazón y para ello existe una explicación, al estar acelerado o alterado el cerebro manda hormonas de estrés para proteger al cuerpo y estas pueden elevar la tensión cardiovascular, elevando su fragilidad.

Es por esta y más razones, es por lo que no debes olvidar volver el ejercicio parte de tu vida diaria, la meditación una herramienta para nunca tener “fugas” y una alimentación saludable, para sentirte cómodo por dentro y por fuera.

Así que siendo su día, escucha más a tu corazón y festejalo cuidándolo día a día, al final ¡es tu compañero de aventuras para toda la vida!

Adbeel Lémann-Serrano
Consultora en Imagen Pública
Consultora en el ámbito médico-social
www.alimageconsulting.com

Share
error: Content is protected